Raquel Ejerique: 'No nos pongáis vuestras manos encima'

De Periodismo de Igualdad
Saltar a: navegación, buscar

Ejerique.jpg


NO NOS PONGÁIS VUESTRAS MANOS ENCIMA


Por primera vez en muchos años la política no ha manoseado una poderosa iniciativa social como el 8M, no porque nuestros líderes hayan sido respetuosos, simplemente es que no lo vieron venir y nos dejaron por fin libre la calle y el discurso


Una marea feminista ( élite de pijas de clase alta según el PP) salió ayer a llenar las calles para decir que ya está bien de apartar del debate, de la vida cotidiana, laboral y del BOE los problemas que acechan a las mujeres por el mero hecho de serlo. Que es ahora y aquí, que esto no se para y que tampoco se aplaza. El Partido Popular y el Gobierno, pese a su ejército de asesores y su información privilegiada apostó todo al negro, intentó trucar la ruleta, le puso una mordaza al crupier... Y al final salió morado.

Apostó a ningunearnos y colocarnos fuera de la realidad y perdió, con un argumentario de que esta huelga era de clase alta, insolidaria. Luego apostó a hacer creer que era una huelga de perroflautas y radicales, anticapitalistas y feminazis. Y los dados volvieron a caer en su contra. Si este jueves se vio algo en la manifestación fue absoluta diversidad. También se manifestaron sus votantes.

Luego salieron algunas de las mujeres poderosas del Gobierno a decir que teníamos que trabajar aún más por el mismo dinero, (¡gracias, justo lo que necesitábamos!), creyendo que con su poder y su luz estaban tirando atrás un sentimiento que ya estaba campando por toda España sin que ellas se hubieran ni enterado, tan ocupadas en sus despachos. Y ya por último, a la delegación de Gobierno se le ocurrió decir que había 170.000 personas en las calles de Madrid, a ver si haciendo divisiones matemáticas la realidad encajaba en sus ideas previas. Quizás si decían que no había sido histórica la manifestación se volvería cotidiana y anodina.

Los sindicatos mayoritarios ni lo vieron venir, aún están parpadeando. Ciudadanos se centró en poner peros porque creen en una igualdad en la que son las víctimas las que tienen que luchar para conseguirla, pero con estoicismo, sin hacer mucho ruido, sin quejarse demasiado.

Pese a toda esta ceguera mental, en los últimos años, ninguna ideología ha logrado sacar a la calle a la cantidad de gente que el feminismo y la lucha contra la desigualdad de la mujer ha sacado este jueves a la calle. Y por primera vez en muchos años una iniciativa no ha sido manoseada por la política, no porque nuestros líderes hayan sido respetuosos, simplemente es que no lo vieron venir y nos dejaron por fin libre la calle y el discurso.

La tentación de poner ahora las manos encima es poderosa. Os recomiendo que no lo hagáis, el manoseo es uno de los motivos por los que, con vuestros obstáculos y sin vuestra ayuda, hemos salido a la calle y hemos hecho historia.


  • Publicado por eldiario.es el 09 de marzo de 2018.