Libros periodísticos

De Periodismo de Igualdad
Saltar a: navegación, buscar

El periodista y el asesino[editar]

thumb

El periodista es una especie de hombre de confianza, que explota la vanidad, la ignorancia o la soledad de las personas, que se gana la confianza de estas para luego traicionarlas sin remordimiento alguno. De esta manera mordaz empieza Janet Malcolm este polémico libro que se ha convertido ya en una obra de referencia del periodismo al analizar, como nadie lo ha hecho nunca hasta ahora, los entresijos de la complicada y a veces trágica relación entre un periodista y su sujeto. Utilizando como telón de fondo el litigio entre el periodista Joe McGinniss, autor de un best seller sobre la historia de Jeffrey MacDonald, un médico acusado del asesinato de su mujer y sus dos hijas, Malcolm pone en tela de juicio a toda la profesión periodística. La capacidad de análisis e implacable autocrítica, el gran talento para el reportaje y la inteligente construcción de la intriga convierten la lectura de este libro en una experiencia singular que permite profundizar en el irresoluble dilema del periodista enfrentado a la elección entre su ética y la búsqueda de la verdad.


Narrativa Ccmpleta[editar]

thumb

Dorothy Parker escribió una vez que lo suyo era tomarse un Martini, dos como mucho. Después del tercero, ya estaba debajo de la mesa, y al cuarto... debajo de su anfitrión. Con esas premisas, y haciendo gala de un humor que arañaba los buenos hábitos de la burguesía de entonces, cabe entender que la misma Dorothy se convirtiese en personaje, y que su obra se leyera a menudo como la alegre guarnición de una vida dedicada al chiste ingenioso. Los años fueron pasando, y el tiempo ha revelado que esta protagonista indiscutible de las tertulias más animadas del Nueva York de entreguerras, esposa infiel y amante solícita, fue además una escritora de primer orden, capaz de resumir en pocas páginas la hipocresía de una sociedad que crecía a la sombra de un dinero recién estrenado y de unas costumbres que se caían de viejas. Así lo muestran las mujeres y los hombres que deambulan por sus cuentos, seres patéticos que lloran en habitaciones exquisitamente decoradas, flirtean con un empeño digno de mejores causas, o ríen sin ganas en la barra de un bar para olvidar que alguna vez fueron felices. Es más, basta con acercarnos un poco a esas parejas desesperadas y tiernas para darnos cuenta de que la prosa de Dorothy Parker no ha muerto. Al contrario, su protesta es más actual que nunca, su sonrisa aún nos acompaña, su amor por Nueva York cala hondo, y su ironía es el mejor de los regalos en una época de tanta perplejidad. De ahí el placer de poder publicar por primera vez en castellano la narrativa completa de una señora que supo vivir y escribir a la altura de su talento.

Zona de obras[editar]

thumb

En esta serie de escritos, la periodista argentina Leila Guerriero, intenta transmitir la sensación de estar en ese espacio en el que se estan poniendo los cimientos de la obra, en que todo es delicado. Busca poner la belleza de un atardecer en el papel.

Esclavas del poder[editar]

thumb

Esta investigación periodística parte de historias individuales contadas a la autora por mujeres y niñas que sobrevivieron a su venta a las redes mundiales de trata de personas. A partir de casos concretos, de historias conmovedoras, la autora sigue la línea de investigación que le conduce hasta las mafias de tratantes. Sin embargo no se detiene allí, sino que también busca los nombres y cargos de los servidores públicos que los encubren y protegen. Esclavas del poder es un mapa global de la trata de mujeres. Un viaje de ida y vuelta, en el cual la autora sigue la cadena alimenticia de lo que los expertos han llamado la esclavitud del Siglo XXI. Lydia Cacho parte de México hacia los Estados Unidos, y de allí a España e Inglaterra; sigue trazando el mapa por Kyrgystan y Turkmenistán, pasando por la India, Camboya, Tailandia y Japón: las rutas de entrada y salida de la compra-venta de personas. La autora propone que, en la medida en que se globalice el crimen, el periodismo debe ocuparse de comprender los fenómenos de las redes globales que funcionan desde lo local hasta lo internacional.Para ello entrevista a supervivientes, mafiosos, expertas y expertos que analizan y explican el fenómeno. Los problemas son globales y las soluciones también, asegura la autora. Este libro es un viaje que nos lleva del terror a la esperanza.

Ellas, tecleando su historia[editar]

thumb

Hay un hecho que se evidencia con claridad en la prensa contemporánea: las investigaciones más notables de los últimos tiempos han sido realizadas por mujeres. Ésa es la premisa que acompañó a Elvira García durante las conversaciones que sostuvo con las protagonistas del periodismo latinoamericano actual y que se reúnen por primera vez en un solo volumen. Ellas han padecido la misoginia, la discriminación y los abusos de poder, pero nada las ha detenido en el propósito fundamental de dar testimonio de los acontecimientos trascendentales que ocurren todos los días en el ámbito político, económico, intelectual y social. Sin embargo, muy pocas veces han tomado la voz para hablar sobre su vida y su experiencia profesional, aquí lo hacen con especial contundencia y determinación. Por este libro sabemos que Carmen Lira expulsó de La Jornada a los accionistas fieles a Carlos Payán. Que al consejo editorial de Proceso no le interesaba cubrir el plebiscito que finalmente terminó con el régimen de Pinochet. Que Carlos Marín no quería publicar la información del toallagate foxista, pues decía que no era nota. Que Ana Lilia Pérez le dio a López Obrador los documentos que probaban los negocios de Mouriño en Pemex y por los cuales más tarde ella comenzó a recibir amenazas de muerte... Eso y mucho más descubriremos en Ellas, tecleando su historia.

Lancha rápida[editar]

thumb

De las cenizas del sueño libertario y hippie de los sesenta, surgen la desorientación y un vértigo que en «Fueraborda» no sólo funcionan como el trasfondo de la novela (y de la época) sino que se convierten en la forma misma de la narración, una narración acelerada, nerviosa, intermitente: listas, fragmentos, viñetas de vida, chistes, párrafos eléctricos que devienen inventarios y collages de la conciencia... Una manera de atrapar lo efímero, el cambio continuo que se escurre entre nuestras manos incesantemente. El libro pone en juego una (con)fusión entre el todo y las partes, entre lo literal y lo figurado, la seducción y la amenaza, la causa y el efecto.

Cinco viajes al infierno; aventuras conmigo y ese otro[editar]

thumb

Martha Gellhorn, pionera corresponsal de guerra, conoció docenas de países, tuvo casa en Italia, en Cuba, en Kenia... Pero solo se propuso escribir sobre viajes tras un incidente fastidioso en Creta. Ante el desaliento, ante la duda de por qué viajaba, se puso a trabajar. El resultado es la presente recopilación, con los mejores de sus peores viajes. Agrupa varios relatos: el viaje por una China en guerra en compañía de Ernest Hemingway -con quien estuvo casada durante cinco años-, otra errática singladura por el Caribe en busca de submarinos alemanes, su travesía de África de Oeste a Este, y una cata de la Rusia soviética.Como antídoto contra el desaliento, el libro funciona a la perfección: nada mejor para la autoestima que la supervivencia, afirma Martha Gellhorn. Además, aun de los viajes más adversos se regresa con jugosas recompensas, y no hay que perder la esperanza: el próximo destino puede resultar todavía peor.MARTHA GELLHORN (St. Louis, 1908 - Londres, 1998) marchó a París con una máquina de escribir y 75 dólares antes de cumplir veinte años. Desde allí mandó sus primeras crónicas periodísticas. Regresó a Estados Unidos para narrar los efectos de la Gran Depresión que siguió al Crac de 1929. Poco después, en la Guerra Civil española, inició una carrera como corresponsal de guerra que la llevaría por todo el mundo, hasta la invasión estadounidense de Panamá en 1989. Siempre cerca de la gente común, desde su inquebrantable humanismo crítico, combatió el fascismo en todas sus formas.

Periodismo de inmersión para desenmascarar la realidad[editar]

thumb

Hay un hecho que se evidencia con claridad en la prensa contemporánea: las investigaciones más notables de los últimos tiempos han sido realizadas por mujeres. Ésa es la premisa que acompañó a Elvira García durante las conversaciones que sostuvo con las protagonistas del periodismo latinoamericano actual y que se reúnen por primera vez en un solo volumen. Ellas han padecido la misoginia, la discriminación y los abusos de poder, pero nada las ha detenido en el propósito fundamental de dar testimonio de los acontecimientos trascendentales que ocurren todos los días en el ámbito político, económico, intelectual y social. Sin embargo, muy pocas veces han tomado la voz para hablar sobre su vida y su experiencia profesional, aquí lo hacen con especial contundencia y determinación. Por este libro sabemos que Carmen Lira expulsó de La Jornada a los accionistas fieles a Carlos Payán. Que al consejo editorial de Proceso no le interesaba cubrir el plebiscito que finalmente terminó con el régimen de Pinochet. Que Carlos Marín no quería publicar la información del toallagate foxista, pues decía que no era nota. Que Ana Lilia Pérez le dio a López Obrador los documentos que probaban los negocios de Mouriño en Pemex y por los cuales más tarde ella comenzó a recibir amenazas de muerte... Eso y mucho más descubriremos en Ellas, tecleando su historia.

Periodismo y represión. Los periodistas gaditanos y el Franquismo (1936-1945)[editar]

thumb

En palabras de su autora, Concha Langa Nuño, profesora titular de la Facultad de Comunicación (US), "el libro se inicia con un recorrido por la Historia de la prensa gaditana en el primer tercio del siglo XX a partir de la consulta directa de una amplia documentación que ha permitido elaborar un completo censo de los periodistas y colaboradores en prensa gaditanos, muchos de los cuales -por su actividad profesional, por su relevancia política o sindical o por su pertenencia a organizaciones como la masonería- iban a ser objeto de una durísima represión desencadenada por los militares sublevados".

La guerra no tiene rostro de mujer[editar]

thumb

Casi un millón de mujeres combatieron en las filas del Ejército Rojo durante la segunda guerra mundial, pero su historia nunca ha sido contada. Este libro reúne los recuerdos de cientos de ellas, mujeres que fueron francotiradoras, condujeron tanques o trabajaron en hospitales de campaña. Su historia no es una historia de la guerra, ni de los combates, es la historia de hombres y mujeres en guerra.

Las cautivas[editar]

thumb

Poco después de la muerte de Gadafi, Annick Cojean, reportera de "Le Monde", viaja a Libia para investigar sobre el papel de las mujeres durante la revolución. De regreso la periodista publica el artículo "Una esclava sexual de Gadafi cuenta su calvario", que será el detonante de "Las cautivas", un libro donde se denuncian por primera vez los abusos sexuales del Guía . La autora nos conduce al corazón mismo de las tinieblas.

Por cuatro duros: cómo (no) apañárselas en Estados Unidos[editar]

thumb

Millones de estadounidenses trabajan a tiempo completo todos los días del año por salarios miserables. En 1998, la periodista Barbara Ehrenreich decidió unirse a ellos. Dejó su casa, alquiló las habitaciones más baratas y aceptó cualquier trabajo. Así comenzó una penosa odisea cargada de humor negro en el sufrido terreno laboral de Estados Unidos.

El laberinto mundial de la información[editar]

thumb

Ramón Reig, catedrático de Periodismo por la Universidad de Sevilla, y Aurora Labio, profesora titular de la Facultad de Comunicación, han dirigido este libro en el que se muestra el entramado mundial de la comunicación. Los verdaderos dueños del periodismo, la importancia de la banca, las multinacionales y los fondos de inversiones, las alianzas entre conglomerados mediáticos y mucho más se pone de relevancia en El laberinto mundial de la información.

El nuevo periodismo[editar]

thumb

Tom Wolfe, padre del nuevo periodismo, teoriza en esta obra basada en ensayos sobre esta nueva fórmula literaria que está surgiendo en el panorama norteamericano de los años sesenta. La antología de textos de Rex Reed, Terry Southern, Nicholas Tomalin, Barbara L. Goldsmith, Norman Mailer, Joe McGinnis, John Gregory Dunne y el propio Tom Wolfe, en la segunda parte del libro, ilustra espléndidamente las tesis del autor.

Los cínicos no sirven para este oficio[editar]

thumb

Ryszard Kapuscinski, periodista, historiador y escritor se recrea en la que podría considerarse su obra cumbre. Este libro versa sobre el trabajo del periodista, sobre sus dificultades, sus reglas y sus responsabilidades. ¿Cómo contar la pobreza, el hambre, las guerras? ¿Qué relación existe entre realidad y narración? ¿Cómo moverse entre la investigación de la verdad y los condicionamientos del poder? Todas estas preguntas y muchas más son resueltas en Los cínicos no sirven para este oficio.

Cada mesa, un Vietnam[editar]

thumb

Mónica García Prieto, Javier Espinosa, Ricard García Vilanova, Rosa Montero y otras grandes figuras periodísticas se reúnen en las páginas de este libro para, de una forma teórica a la par que literaria, mostrar las caras de esta profesión tan vocacional. Es una obra muy personal en la que, cada uno de sus autores, han volcado parte de su experiencia, de su "guerra personal".

El estilo del periodista[editar]

thumb

Este libro se ha convertido en una obra de referencia fundamental tanto en las facultades de Periodismo de España y Latinoamérica como para los profesionales de la información, los traductores, los profesores de lengua y todos aquellos que se sienten interesados por el lenguaje y el uso que de él hacemos. Constituye una guía de primera mano para moverse entre noticias, crónicas o reportajes.